La libertad de vivir en el Espíritu

16 Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa. 17 La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa. Estas dos fuerzas luchan constantemente entre sí, entonces ustedes no son libres para llevar a cabo sus buenas intenciones. 18 Pero, cuando los guía el Espíritu, ya no están obligados a cumplir la ley de Moisés. 19 Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, 20 idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, 21 envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios. 22 Pero la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, 23 humildad y control propio. ¡No existen leyes contra esas cosas! 24 Los que pertenecen a Cristo Jesús han clavado en la cruz las pasiones y los deseos de la naturaleza pecaminosa y los han crucificado allí. 25 Ya que vivimos por el Espíritu, sigamos la guía del Espíritu en cada aspecto de nuestra vida. 26 No nos hagamos vanidosos ni nos provoquemos unos a otros ni tengamos envidia unos de otros. GÁLATAS 5:16-26

Sigue leyendo

Anuncios

Viviendo en el Espíritu

La presencia y obra del Espíritu Santo son imprescindibles en la vida de los creyentes y en la vida de las iglesias. El tema del Espíritu Santo siempre ha sido importante en la historia del cristianismo. Sin embargo, conceptos equivocados y prácticas contrarias a las Escrituras han provocado grandes cismas en la iglesia, y nuestra época no es la excepción.

Con mucha tristeza se observan grupos pseudo-cristianos cometiendo abusos y practicando aberraciones, que muy poco (o nada) tienen que ver con la presencia y la obra del Espíritu Santo en la vida del creyente y de la iglesia de Cristo.

Sigue leyendo