Corazón de Ananías

La Biblia está llena de grandes hombres y mujeres de Dios que inspiran nuestras vidas. Personas comunes y corrientes, pero que, en las manos de Dios, se convirtieron en extraordinarios héroes de la fe.

¿Cuáles es tu héroe? ¿Qué personaje de la Biblia te inspira? ¿Moisés quien platicaba “cara a cara con el Señor como quien platica con un amigo”? (Éxodo 33:11) o, hablando de amigos, ¿Abraham, quien es descrito como “amigo de Dios”? (Isaías 41:8) ¿o el mismo profeta Isaías, que nos regala profecías mesiánicas acerca del “Siervo de Jehová” con un lenguaje hermoso y elevado? ¿Quién es tu héroe?

¿Rut y su determinación por seguir al Único Dios verdadero, y acompañar a su suegra viuda a pesar del dolor de haber perdido a su esposo? ¿Ester y su valentía para salvar a todo Israel del plan de exterminio que el malvado Amán puso en marcha?

¿El apóstol Pedro y su transformación de carácter? ¿Juan y su teología cristológica?

O matrimonios… ¿Qué te parece el matrimonio de Priscila y Aquila?, quienes apoyaron los ministerios tanto de Apolos como del gran apóstol Pablo ¡O el mismo apóstol Pablo! Simplemente el más grande misionero del cristianismo del nuevo testamento (y, de hecho, autor de casi la mitad de los libros del Nuevo Testamento) ¿Quién es tu héroe?

Tengo que confesar, que a raíz de haber estudiado con detenimiento el libro de los Hechos de los Apóstoles, me hice fan de un hombre que no es tan famoso como David, o Salomón, o Pedro, o Pablo. Es un personaje del cual se menciona muy pero muy poco en la Biblia, pero creo que su aportación, marco una diferencia tremendísima en la vida del naciente cristianismo de la época del libro de los Hechos…

 HECHOS 9:1-19 (NVI)

1 Por Mientras tanto, Saulo, respirando aún amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se presentó al sumo sacerdote  2  y le pidió cartas de extradición para las sinagogas de Damasco. Tenía la intención de encontrar y llevarse presos a Jerusalén a todos los que pertenecieran al Camino, fueran hombres o mujeres. 3  En el viaje sucedió que, al acercarse a Damasco, una luz del cielo relampagueó de repente a su alrededor. 4  Él cayó al suelo y oyó una voz que le decía: —Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5  —¿Quién eres, Señor? —preguntó. —Yo soy Jesús, a quien tú persigues —le contestó la voz—. 6  Levántate y entra en la ciudad, que allí se te dirá lo que tienes que hacer. 7  Los hombres que viajaban con Saulo se detuvieron atónitos, porque oían la voz pero no veían a nadie. 8  Saulo se levantó del suelo, pero cuando abrió los ojos no podía ver, así que lo tomaron de la mano y lo llevaron a Damasco. 9  Estuvo ciego tres días, sin comer ni beber nada.

¡Aquí aparece nuestro personaje!

10  Había en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor llamó en una visión. —¡Ananías! —Aquí estoy, Señor. 11  —Anda, ve a la casa de Judas, en la calle llamada Derecha, y pregunta por un tal Saulo de Tarso. Está orando, 12  y ha visto en una visión a un hombre llamado Ananías, que entra y pone las manos sobre él para que recobre la vista. 13  Entonces Ananías respondió: —Señor, he oído hablar mucho de ese hombre y de todo el mal que ha causado a tus santos en Jerusalén. 14  Y ahora lo tenemos aquí, autorizado por los jefes de los sacerdotes, para llevarse presos a todos los que invocan tu nombre. 15  —¡Ve! —insistió el Señor—, porque ese hombre es mi instrumento escogido para dar a conocer mi nombre tanto a las naciones y a sus reyes como al pueblo de Israel. 16  Yo le mostraré cuánto tendrá que padecer por mi nombre. 17  Ananías se fue y, cuando llegó a la casa, le impuso las manos a Saulo y le dijo: «Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo.» 18  Al instante cayó de los ojos de Saulo algo como escamas, y recobró la vista. Se levantó y fue bautizado; 19  y habiendo comido, recobró las fuerzas. Saulo pasó varios días con los discípulos que estaban en Damasco,

 Sí… Ananías es mi nuevo héroe. 

Yo encuentro en Ananías un corazón digno de imitar. Hay 4 cosas que me enseñan mucho acerca del corazón de Ananías, y me gustaría compartirlas contigo. La primera de ellas: Ananías tenía…

 

1.- Un corazón en comunión con Dios

Lo primero que salta a la vista en la historia de nuestro personaje (Ananías) es que era un hombre con una profunda comunión con Dios. Cuando leemos el relato parece TAN NATURAL el diálogo que tiene Dios con él, ¡que parecieran dos viejos amigos platicando! Dios le habla a Ananías con la franqueza con la que se le habla a un amigo, pero también con la autoridad con la que se le habla a un siervo dispuesto a obedecer.

Para ninguno de nosotros es un secreto el saber que mediante la oración y la meditación en la Palabra de Dios, conocemos lo que Dios quiere que nosotros seamos y hagamos. Sabemos que en nuestros tiempos de devoción personal y de lectura de la Biblia, la voluntad de Dios se nos presenta con claridad. Ananías era un hombre con una profunda comunión con Dios.

Acompáñame a leer nuevamente un pedacito que me llama la atención del relato. Por favor, presta MUCHÍSIMA ATENCIÓN a los detalles:

10  Había en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor llamó en una visión. —¡Ananías! —Aquí estoy, Señor. 11  —Anda, ve a la casa de Judas, en la calle llamada Derecha, y pregunta por un tal Saulo de Tarso. Está orando,  12  y ha visto en una visión a un hombre llamado Ananías, que entra y pone las manos sobre él para que recobre la vista.

¿Notas que Dios primero le muestra a Saulo la visión de un hombre llamado Ananías que va a ir en su auxilio, y DESPUÉS le dice a Ananías que tiene que ir a visitar a Saulo? Jajajaja… ¡Dios le dio “santo y seña” a Pablo acerca de Ananías antes siquiera de avisarle a Ananías lo que tenía que hacer! ¡Ya había comprometido a Ananías a ir a ayudar a Saulo, antes de avisarle a Ananías! Jajajaja.

¡Dios conocía perfectamente a Ananías! ¡Su relación era íntima y profunda! ¡Dios metía las manos al fuego de que Ananías, a pesar de sus dudas o sus temores (que más adelante lo vamos a ver), sabía que iba a ir en auxilio de Saulo de Tarso!

¿Cómo es posible esto? ¡La relación entre Dios y Ananías era una relación fuerte y profunda!

Si queremos ser hombres y mujeres dignos de los grandes planes que Dios tiene para nosotros, debemos aprender a pasar tiempo con Él. Dios busca primero nuestra comunión con Él, y después nuestro servicio. Ananías sabía esto. Ananías era un discípulo que entendía que lo más importante es nuestra comunión con Dios.

En segundo lugar, la historia me muestra que el corazón de Ananías era…

 

2.- Un corazón de obediencia valiente

El relato continúa con una respuesta muy humana de parte de Ananías:

13  Entonces Ananías respondió: —Señor, he oído hablar mucho de ese hombre y de todo el mal que ha causado a tus santos en Jerusalén. 14  Y ahora lo tenemos aquí, autorizado por los jefes de los sacerdotes, para llevarse presos a todos los que invocan tu nombre. 15  —¡Ve! —insistió el Señor—, porque ese hombre es mi instrumento escogido para dar a conocer mi nombre tanto a las naciones y a sus reyes como al pueblo de Israel. 16  Yo le mostraré cuánto tendrá que padecer por mi nombre.

Ananías se sincera con el Señor y le dice: “Oye Dios…igual y estás atrasado de noticias…igual y no te has enterado, pero este tal Saulo de Tarso es nuestro verdugo por excelencia. Es más, mató a nuestro querido hermano Esteban en el capítulo 7 Dios… ¿Cómo quieres que me acerque a él y lo ayude?”

“Dios ¿no has visto lo que hace? ¡MATA CRISTIANOS! Y me pides que yo me acerque a él y lo ayude?” Es claro que Ananías tenía un miedo muy natural. ¿Se necesitaba valentía para acercarse a Saulo? ¡MUCHA!

Y la verdad es que nosotros también nos sinceramos con el Señor y le exponemos nuestros miedos: “Oye Dios…igual y estás atrasado de noticias…igual y no te has enterado, pero fulanito o sutanito; o fulanita y sutanita, es mi verdugo por excelencia (jajajaja). ¿Cómo quieres que me acerque a él y lo ayude?”

La verdad es que acercarnos a las personas es peligroso. Así de sencillo. Así de simple. Y luego, si esas personas a las que Dios nos pide que nos acerquemos son multi homicidas, gente de dudosa reputación, personas que practican la maldad por deporte, es aún más complicado.

¡Lo curioso es que Jesús se acercaba a ese tipo de personas! ¿Recuerdas? De hecho, una de las cosas por las que lo acusaban es porque era “amigo de pecadores” (Lucas 7:34) Pero Él decidió correr el riesgo… incluso de acercarse a ti y a mi, quienes no somos precisamente modelos de perfección

Y la respuesta de Dios siempre va a ser: SÍ. QUIERO QUE TE ACERQUES Y QUE LO AYUDES. QUIERO QUE LO AMES, A PESAR DE TUS TEMORES.

Jesús lo dijo de esta manera:  Lucas 6:32-36  “¿Qué mérito tienen ustedes al amar a quienes los aman? Aun los pecadores lo hacen así. ¿Y qué mérito tienen ustedes al hacer bien a quienes les hacen bien? Aun los pecadores actúan así. ¿Y qué mérito tienen ustedes al dar prestado a quienes pueden corresponderles? Aun los pecadores se prestan entre sí, esperando recibir el mismo trato. Ustedes, por el contrario, amen a sus enemigos, háganles bien y denles prestado sin esperar nada a cambio. Así tendrán una gran recompensa y serán hijos del Altísimo, porque él es bondadoso con los ingratos y malvados. Sean compasivos, así como su Padre es compasivo.

Si queremos tener un corazón de Ananías, debemos estar dispuestos a correr riesgos. Debemos ser valientes y obedecer cuando Dios nos llama a acercarnos a personas a las cuales no nos acercaríamos por cuenta propia, por miedo, o por prejuicio, o por indiferencia… o por cualquier otra razón.

Ananías no sólo tiene un corazón con una íntima comunión con Dios; un corazón de obediencia valiente, sin además tiene…

 

3.- Un corazón de perdón ilimitado

Hay una palabra que aparece que, para mi, es el CLÍMAX del relato. Una palabra de 7 letras que nos muestra el corazón de Ananías. Admírala. Está en el versículo 17

17  Ananías se fue y, cuando llegó a la casa, le impuso las manos a Saulo y le dijo: «HERMANO Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo.»

 La primer palabra que este exasesino escucha de labios de un cristiano, es la palabra HERMANO. Woow ¡Hermano! ¡La primer palabra que Ananías le dirige a Saulo es HERMANO!

No importa lo que haya hecho. No importa si mató a Esteban. No importa si perseguía a la Iglesia. No importa! Si tuviste un encuentro con Cristo, tú ahora eres mi hermano. ¡Que clase de corazón el de Ananías! Un corazón que perdona. Un corazón que está dispuesto a pasar por alto los pecados del pasado y le llama a Saulo “HERMANO”

Ahora… esto para mí resulta MUY relevante. Recordarás que cuando viajó Pablo a Jerusalén más adelante, los discípulos no querían recibir a Pablo. Lo rechazaban por su pasado. Le tenían miedo. Es hasta que Bernabé (otro corazón digno de estudiar) “le da el espaldarazo” y lo va involucrando con los discípulos en Jerusalén

Piensa en esto: Si Dios nos ha perdonado tanto ¿Quiénes somos nosotros para no perdonar a quienes han cometido errores en el pasado? Una de las más grandes pruebas de amor al prójimo, es el PERDÓN.

Efesios 4:32  …sean buenos y compasivos los unos con los otros, y perdónense, así como Dios los perdonó a ustedes por medio de Cristo.

Un corazón como el de Ananías es un corazón que otorga PERDÓN. No una, no dos, no tres… sino setenta veces siete diría Jesús (Mateo 18) PERDÓN ILIMITADO

¿Cómo tratamos aquellos que vienen de pasados difíciles? ¿Cómo tratamos a personas que les precede una mala reputación, pero Jesús los encuentra en el camino y comienza a transformar su vida?

Cuando perdonamos, nos parecemos más a Jesús.

 Por último, el corazón de Ananías era…

 

4.- Un corazón con interés genuino

Me encanta como termina la historia:

18  Al instante cayó de los ojos de Saulo algo como escamas, y recobró la vista. Se levantó y fue bautizado; 19  y habiendo comido, recobró las fuerzas. Saulo pasó varios días con los discípulos que estaban en Damasco, 20 y en seguida se dedicó a predicar en las sinagogas, afirmando que Jesús es el Hijo de Dios.

 Ananías no le dijo a Saulo “Hermano” de dientes para afuera. Realmente se interesó en él. El relato nos narra que Dios le trajo sanidad a sus ojos para poder volver a ver, cuando Ananías toca a Saulo. El relato también nos dice que Saulo fue bautizado. Muy probablemente la persona que bautizó a Saulo fue Ananías (o al menos estoy seguro que estuvo involucrado en el proceso). Después comió y recobró las fuerzas. Además, paso un tiempo con la comunidad de creyentes de Damasco.

¡Ananías cuidó de Saulo, espiritualmente, físicamente, anímicamente y relacionalmente! Lo bautizó, le dio de comer, le hizo recobrar el ánimo, lo integró a la comunidad de creyentes de Damasco. ¡Realmente Ananías se preocupó por Saulo en esta etapa crucial de su vida!

Nuestra ayuda a los demás debe ser una ayuda integral. Ananías lo hizo así con Pablo. No sólo se preocupó por su conversión espiritual, sino también estuvo pendiente de sus necesidades tanto físicas, como emocionales, como relacionales.

¡Vaya que podemos aprender del corazón de Ananías!

 

CONCLUSIÓN

¿Te has puesto a pensar en qué hubiera pasado si Ananías se niega a ser parte de la acción de Dios en la vida de Saulo de Tarso? Probablemente otro hubiera tenido ese privilegio. No lo sabemos.

Lo que sí sabemos, es que gracias a la COMUNIÓN CON DIOS que Ananías tenía, gracias a su OBEDIENCIA VALIENTE Y PERDÓN ILIMITADO. Gracias a su GENUINO INTERÉS, Saulo de Tarso pudo salir adelante y cumplir con el propósito que Dios tenía para su vida.

Gracias al corazón de Ananías, hoy podemos ser bendecidos por todo el legado que el apóstol Pablo nos dejó.

Oremos a Dios para que nos permita ser personas con un corazón en comunión profunda con Él; siendo obedientes a Su voluntad; otorgando perdón de forma continua e interesándonos genuinamente por los demás.

Ananías… eres mi nuevo héroe

Anuncios

Un pensamiento en “Corazón de Ananías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s