Cómo ofrendarle a Dios

“Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación (o por necesidad), porque Dios ama al que da con alegría.

 (2da. Corintios 9:7)

Al revisar con detenimiento la enseñanza de Jesús registrada en los Evangelios, noté, para sorpresa mía, que uno de los temas frecuentes era ECONOMÍA. De manera constante, el Señor compartía mensajes relacionados con asuntos de dinero, de posesiones, de terrenos, de monedas, de pago de jornadas laborales, de vendimias, de impuestos, de deudas, etcétera, etcétera, etcétera. Jesús sabía que la forma en que tratamos las riquezas de este mundo, muestra las prioridades de nuestros corazones (Lucas 12:34, Lucas 16:11)

Quiero compartir contigo un pasaje que me habla mucho del interés que Jesús tuvo con respecto al “CÓMO OFRENDARLE A DIOS”: Marcos 12:41

 “Jesús se sentó frente al lugar donde se depositaban las ofrendas, y estuvo observando cómo la gente echaba sus monedas en las alcancías del templo. Muchos ricos echaban grandes cantidades

¿Notas lo que hizo Jesús? ¡Se sentó para ver la forma en cómo la gente le ofrendaba su dinero a Dios! ¡Se tomó el tiempo para observar y conocer el corazón con el cual las personas entregaban sus ofrendas a Dios! Me queda claro que a Jesús le interesaba no tanto la cantidad, sino la actitud del corazón de quienes estaban depositando sus ofrendas. Estaba más interesado en el CÓMO que en el CUÁNTO ofrendaban.

Esta pequeña reflexión gira en torno a un solo pasaje de la Escritura que, a mi consideración, enseña con claridad el “CÓMO” debemos ofrendarle al Señor.

2da. Corintios 9:7

“Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación (o por necesidad), porque Dios ama al que da con alegría. 

En este pasaje encuentro al menos 4 cosas que muestran la actitud correcta, a la hora de ofrendarle al Señor:

 

  • 1.- DIOS SE AGRADA CUANDO LE OFRENDAMOS CON PREPARACIÓN

“Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón…”

Creo que la primera cosa que nos enseña este pasaje, es que a Dios le agrada cuando nos tomamos el tiempo y el cuidado de PREPARAR lo que vamos a ofrendarle a Él.

Creo que la preparación es algo necesario para todo en la vida. Bien decía Alexander Graham Bell que “Antes que toda otra cosa, la preparación es la clave para el éxito”. ¡Y creo que tiene razón! Nos preparamos para ir a entrevistas de trabajo, nos preparamos para citas de negocios, nos preparamos para algún viaje, nos preparamos para las vacaciones, nos preparamos cuando queremos comprar algo o vamos a hacer un gasto importante. ¡Preparamos muchas cosas con anticipación! Y así como en muchas otras cosas, el prepararnos muestra el gran interés e importancia que damos a algo o alguien. Si prepararnos es básico para todas estas cosas ¿no debería ser también básico PREPARARNOS cuando vamos a ofrendar a Dios?

El texto de 2da. a los Corintios que estamos estudiando, tiene un contexto. Déjame compartirte el contexto: Alrededor del año 50 d.C. hubo una gran escasez en la iglesia de Jerusalén. Estaban pasando necesidad. Entonces, el apóstol Pablo, al ver la necesidad, se pone de acuerdo con varias iglesias que él había fundado en sus viajes misioneros, para levantar una ofrenda y llevarla a Jerusalén para aliviar la necesidad de sus hermanos. Pero algo importante es que la ofrenda no fue improvisada. ¡Todo lo contrario! ¡Durante meses se prepararon para enviar esta ofrenda!

 Mira lo que dicen algunos versículos de ese capítulo:

 2da. Corintios 9:3,5 …para que los animen a preparar todo lo necesario para la ofrenda…Por eso, he creído necesario mandar a estos hermanos antes de que yo vaya a verlos. Ellos pueden ayudarlos a juntar la ofrenda que ustedes prometieron.

¡Fue algo hecho con preparación! ¡No improvisado! A veces pensamos que cuando Pablo dice “lo que hayan propuesto en su corazón” significa “lo que se te ocurra en ese momento”, “lo que traigas en la bolsa”, pero no es así.

Es triste ver en nuestras iglesias, que cuando llega el tiempo de las ofrendas, las personas comienzan a esculcar lo que traen en ese momento en el bolsillo, o le piden prestado dinero a su acompañante, o las mujeres empiezan a vaciar sus bolsas de mano, para intentar encontrar algo que ofrendarle a Dios. ¡Es una escena vergonzosa! Es notorio que no llevaban preparada su ofrenda para Dios. Imagina por un momento que hagamos lo mismo en otros elementos de nuestros cultos: que el predicador comparta lo que se le ocurra en ese instante; que la gente de la alabanza cante improvisadamente y sin ensayar lo que les plazca en ese momento, que los ujieres vengan vestidos como quieran… “¡pues total! ¡¿Dios ve el corazón no?!” Jajajaja ¡pues justamente por eso! ¡en tu corazón debe haber preparación para ofrendarle a Dios!

La Biblia, una y otra vez, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, nos invitan a que cuando ofrendemos algo a Dios, lo hagamos preparándonos para ello. Eso da muestra de nuestro amor por Él.

El ejemplo de David: Dar a Dios con Preparación

A pesar de que el rey David no construyó el Templo en Jerusalén (sino su hijo Salomón), ¡tanto era su amor por el Señor que dejó todo preparado!. Observa los siguientes pasajes:

1ero de Crónicas 29:2 Yo con todas mis fuerzas he preparado para la casa de mi Dios… v. 3 Además de esto, por cuanto tengo mi afecto en la casa de mi Dios, yo guardo en mi tesoro particular oro y plata que, además de todas las cosas que he preparado para la casa del santuario… v. 16 Oh Jehová Dios nuestro, toda esta abundancia que hemos preparado para edificar casa a tu santo nombre, de tu mano es, y todo es tuyo… v.19  Asimismo da a mi hijo Salomón corazón perfecto… y te edifique la casa para la cual yo he hecho preparativos.

Cuando ofrendemos a Dios, hagámoslo con preparación.

 

  • 2.-DIOS SE AGRADA CUANDO LE OFRENDAMOS CON LIBERTAD

“Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación…”

 No solo Dios se agrada cuando PREAPARAMOS aquello que le queremos entregar, sino se agrada cuando lo hacemos con LIBERTAD, no obligados, ni presionados para hacerlo.

Muchas personas creen que los cristianos estamos OBLIGADOS a hacer o no hacer ciertas cosas, y la verdad es que la Biblia nos enseña que todo cristiano legítimo vive en LIBERTAD. Si hacemos o no hacemos algo por Dios es por amor. Como cristianos sabemos que Dios nos AMÓ LIBREMENTE entregándonos a Jesucristo para salvarnos, y en respuesta a ese amor, nosotros LIBREMENTE LO AMAMOS DE VUELTA. Me encanta como lo expresa Pablo en esta misma carta, en el capítulo 5 versículo 14, que si hacemos algo es porque el amor de Cristo nos impulsa (RVA)

Muchos pasajes de la Escritura nos recuerdan la LIBERTAD que tenemos en Cristo

1era. de Pedro 2:15-16 Porque ésta es la voluntad de Dios: que, practicando el bien, hagan callar la ignorancia de los insensatos. Eso es actuar como personas libres que no se valen de su libertad para disimular la maldad, sino que viven como siervos de Dios. 

Gálatas 5:1 Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.

Santiago 1:25 Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.

EL CRISTIANO VIVE UNA LIBERTAD GLORIOSA GRACIAS A JESUCRISTO, Y ES EN ESA LIBERTAD QUE PUEDE HACER LAS COSAS QUE AGRADAN A DIOS, ENTRE ELLAS, OFRENDARLE.

Una pregunta:

Varias personas me han hecho la siguiente pregunta. Sólo Dios conoce cuál es la intención de su corazón al hacerme esa pregunta, aunque yo sé que muchos de ellos me hacen esta pregunta porque quieren una respuesta bíblica y honesta. La pregunta es la siguiente:

COMO CRISTIANO, ¿ESTOY OBLIGADO A DAR EL DIEZMO?

Mi respuesta es la siguiente: “¿Quieres una respuesta corta o una respuesta correcta? Jajajajaja.

Porque la respuesta corta, según el pasaje que estamos leyendo, de inicio es NO, PORQUE DIOS NO QUIERE QUE LE DES ALGO POR OBLIGACIÓN

La respuesta corta también es NO, porque como tú sabes, la legislación de Moisés incluía el DIEZMO AL SEÑOR, como una forma también de sostenimiento para todos los LEVITAS quienes eran los encargados de representar al pueblo delante de Dios, y ni tú ni yo somos judíos, ni los pastores somos descendientes de la tribu de Leví.  ¡TIENES RAZÓN! LA LEY DE MOISÉS ESTIPULABA EL ASPECTO DEL DIEZMO DE MANERA MUY PUNTUAL PARA EL PUEBLO DE ISRAEL y ESTE ASPECTO EN PARTICULAR, NO TIENE APLICACIÓN, Y NI SIQUIERA ES CITADO COMO UNA OBLIGACIÓN EN EL NUEVO TESTAMENTO PARA LOS CRISTIANOS GENTILES… Sin embargo…

Cuando revisas toda la Biblia (y la historia eclesiástica incluso), te das cuenta que el CREYENTE OFRENDA A DIOS SU DIEZMO LIBREMENTE, Y NO POR OBLIGACIÓN. También te das cuenta que la práctica del DIEZMO aparece muchísimo antes de que fuera una obligación el hacerlo para el pueblo de Israel. ¡Es un principio que aparece antes de Moisés, y que aparece después de Moisés!

El ejemplo de Abraham: Dar a Dios con Libertad

Abraham, según los estudiosos, vive alrededor del Segundo Milenio antes de Cristo, y unos 500 años antes de la aparición de Moisés. Es llamado el “padre de la fe”. Génesis narra un encuentro bastante peculiar entre Abraham, y un hombre llamado Melquisedec. A este Melquisedec, sólo se le describe como “sacerdote de Dios Altísimo”. Es todo. No aparece su genealogía en Génesis (cosa rara en este libro, ya que contiene una gran cantidad de genealogías). He aquí la historia:

Génesis 14:18-20 Y Melquisedec, rey de Salén y sacerdote del Dios Altísimo, le ofreció pan y vino. Luego bendijo a Abram con estas palabras: «¡Que el Dios Altísimo, Creador del cielo y de la tierra, bendiga a Abram! ¡Bendito sea el Dios Altísimo, que entregó en tus manos a tus enemigos!» Entonces Abram le dio el diezmo de todo.

Abraham, 500 años antes de la legislación de Moisés, entrega el diezmo de todo a este personaje enigmático. ¿Lo hizo porque estaba Abraham “obligado” a ellos? ¡No! ¡Todavía no existía la legislación del diezmo! ¡Lo hizo LIBREMENTE!

Muchos siglos más tarde, el autor anónimo de la carta a los Hebreos, toma este hermoso pasaje, y encuentra que Melquisedec, es una figura de Jesús. ¡Toda la carta a los Hebreos es excelsa! Y los capítulos 5, 6, 7, nos muestran a Jesús “sin genealogía” (Eterno) como ese Sumo Sacerdote, ¡el Único Intermediario entre Dios y nosotros! ¡Es preciosísima la carta a los Hebreos!

Hebreos 6:20 …hasta donde Jesús, el precursor, entró por nosotros, llegando a ser sumo sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.

Abraham parece darnos ejemplo de alguien que ofrenda el diezmo con LIBERTAD. La carta a los Hebreos nos sugiere con una hermosura sin igual, que aquél Melquisedec enigmático, era una figura de nuestro amadísimo Señor Jesucristo.

Dios se agrada cuando le damos no porque estemos obligados a ello, sino porque disfrutamos de nuestra libertad en Cristo para hacerlo.

 

  • 3.- DIOS SE AGRADA CUANDO LE OFRENDAMOS CON GRATITUD

“… no por necesidad…”

No sé si estés de acuerdo conmigo, pero una de las peores actitudes nuestras como seres humanos, es el ser MALAGRADECIDOS. ¡Es feísimo ser o lidiar con alguna persona que es malagradecida, y cuando yo me doy cuenta que he sido malagradecido me siento fatal!

Y por el contrario, creo que una de las características de un cristiano espiritual, es la GRATITUD. Colosenses 3:15 nos exhorta a ser agradecidos. Debemos ser personas AGRADECIDAS CON DIOS y AGRADECIDAS CON NUESTROS SEMEJANTES.

“De gente bien nacida es agradecer los beneficios que recibe” decía Miguel de Cervantes.

Platicando un día con mi hermano Luis, quien es misionero en la sierra potosina, me compartió un pensamiento que nunca voy a olvidar. Me dijo algo más o menos así: “¿Te imaginas que Dios decidiera dejarnos solamente aquellas cosas por las cuales le agradecimos el día anterior?” ¡Wow! ¡Fuerte ¿no?! La buena noticia es que Dios no es así. Él nos bendice a pesar de nuestras fallas y nuestros errores. Él es Bueno y Fiel y Él nos bendice.

Romanos 8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?

Podemos ofrendar a Dios por 2 razones equivocadas: 

La primera: OFRENDAMOS A DIOS PENSANDO QUE ÉL NOS VA A REGRESAR NUESTRO DINERO CON TASA DE INTERÉS CELESTIALES.¡SI! Le damos a Dios con el único propósito de que Él nos devuelva multiplicado lo que le damos. Algo así como un banquero cósmico. O le damos pensando que si no le damos, Él no nos va a bendecir. ¡Y ahí tienes a mercenarios del evangelio por televisión, pidiéndole a la gente dinero, prometiendo a cambio que Dios los va a bendecir, siempre y cuando manden su dinero!

¿Sabes Algo?

  • Dios no necesita nuestro dinero para BENDECIRNOS. Él nos bendice por Su GRACIA

Mateo 5:45 Él (Dios) hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos.

Santiago 1:17 Dios nunca cambia. Fue Dios quien creó todas las estrellas del cielo, y es quien nos da todo lo bueno y todo lo perfecto. (BLS)

Salmos 145:16 Abres tu mano, y colmas de bendición a todo ser viviente.

La segunda: OFRENDAMOS A DIOS INTENTANDO CALMAR NUESTRA CONCIENCIA, PORQUE ESTAMOS VIVIENDO EN PECADO. ¡Sí! Hay muchas personas que creen que con darle dinero a Dios, pueden seguir viviendo en adulterio; o con darle dinero a Dios, pueden seguir haciendo negocios fraudulentos; o con darle dinero a Dios, pueden seguir viviendo vidas desordenadas.

¡Y ahí tienes, en muchas épocas de la historia, a personas, comprando y vendiendo el perdón de los pecados! ¡Pues nada más y nada menos esta fue una de las causas centrales de la Reforma Protestante! Martín Lutero se levantó en contra de la idea de que con dinero, tu podías comprar el perdón de tus pecados. ¡Nada obtiene el perdón nuestros pecados más que la sangre de Cristo en la cruz del Calvario!

  • Dios no necesita nuestro dinero para PERDONARNOS. Él nos perdona por Su MISERICORDIA

Romanos 3:22-24 Esta justicia de Dios llega, mediante la fe en Jesucristo, a todos los que creen. De hecho, no hay distinción, pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó.

Dios se agrada cuando le damos no por necesidad, sino por gratitud por todo lo que nos ha dado. Como cristianos, reconocemos que todo lo que somos y todo lo que tenemos, es un regalo de Dios. En gratitud a todas sus bendiciones, le ofrendamos.

1ero. de Crónicas 29:13-14 Por eso, Dios nuestro, te damos gracias, y a tu glorioso nombre tributamos alabanzas. Pero, ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que podamos darte estas ofrendas voluntarias? En verdad, tú eres el dueño de todo, y lo que te hemos dado, de ti lo hemos recibido.

 

  • 4.-DIOS SE AGRADA CUANDO LE OFRENDAMOS CON ALEGRÍA

“… no de mala gana… porque Dios ama al que da con alegría.”

Tengo que confesar mi pecado delante de ti querido lector jajajaja. Es una historia de cuando era pequeño.

Cuando era niño, había un helado que me encantaba: el helado de chicle. Sé que algunos de mi generación lo recordaran. Era un simple helado que tenía minichiclets Adams, pero era mi helado favorito de niño. Mis papás sabían que si me querían hacer feliz, con un helado de minichiclets bastaba.

Recuerdo que en alguna ocasión, mi mamá me compró el helado, y ya de camino a la casa me dijo con un tono muy suave y dulce: “¿Mijo? ¿Me das una probadita de tu helado de chicle?” ¿Cuál crees que fue mi respuesta? ¡Acertaste! ¡Evidentemente le dije rotundamente “NOOO” jajajaja .

Recuerdo como la cara de mi mamá cambió por completo, expresando una profunda tristeza 😦  Llegamos a casa. No me sentía bien. Me remordió la conciencia. Finalmente cuando no pude más, me paré del sillón, y con un tono bastante fastidioso le dije: “Bueno pues.. a ver ma… toma ya… te doy una probadita”. ¿Saben cual es la típica respuesta de las mamás en este tipo de situaciones?  “¡NO GRACIAS, ASÍ DE MALA GANA NO QUIERO NADA!” ¡Era obvia su respuesta! ¡La había lastimado!

Y la verdad es que tienen razón las mamás. ¿Te imaginas? ¡Ella me había comprado el helado y yo no era capaz de regalarle una pequeña probadita! Jajajaja. ¡Es impresionante el nivel de egoísmo que en ocasiones llego a tener!  Y ni siquiera me estaba pidiendo la mitad o algo así, sólo quería una probadita…. ¡y yo le decía que no! Jajajaja. ¿Tú crees que ella no se podía haber comprado 20 helados para ella solita? ¡Claro! Pero le dolió mucho el egoísmo que había en mi corazón.

Creo que nosotros en ocasiones, nos comportamos igual cuando es tiempo de ofrendar a Dios. ¡Él nos da todo lo que tenemos! ¡Nos pide tan sólo un poco de lo mucho que Él nos da! Y a veces hasta en eso nos enojamos. En el tiempo de la ofrenda, a muchos les da por ir al baño, o se hacen los desentendidos, o si ni modo, ya les toca dar, lo dan con cara de pocos amigos… ¡Que tristeza!

¿Te digo algo? Si no vamos a dar con alegría al Señor, en verdad, es mejor que no ofrendemos nada.

 Recordemos que todo lo que somos, y todos los “helados de chicle” que tenemos en nuestra vida, han sido GRACIAS A ÉL, y Él sólo nos pide a veces una “probadita” de nuestro “helado de chicle”, para conocer la actitud de nuestro corazón. ¿Encontrará alegría cuando le regresemos un poquito de lo mucho que Él nos ha dado? Yo espero que sí 🙂

 

Conclusión.

Si Jesús se sentara en alguna banca de nuestras iglesias a observar “CÓMO” ofrendamos a Su Padre… ¿qué actitud hallaría en nuestros corazones? ¿Sonreiría o le dolería el corazón? ¿Encontraría los motivos correctos o malas intenciones?

Es mi oración sincera que Dios se alegre cada que nos vea ofrendarle a Él.

¡Dios sonríe cuando le damos con PREPARACIÓN, LIBERTAD, GRATITUD y ALEGRÍA!

Anuncios

2 pensamientos en “Cómo ofrendarle a Dios

  1. Mi querido hermano y amigo Pastor Jesús Hurtado Arellano, ha sido un gozo el haber leído tan hermosa enseñanza, clara, profunda y sobre todo practica. Que nuestro Dios te siga usando y te siga llenando de su sabiduría para que su pueblo sea alimentado con la sana doctrina del evangelio. Recibe un fuerte abrazo querido amigo.

  2. Querido Chucho he leído dos de tus artículos y me parecen realmente prácticos y verdaderos!! Gracias por compartirlos!! Que el Señor te siga usando con Poder para su gloria!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s