Viviendo en el Espíritu

La presencia y obra del Espíritu Santo son imprescindibles en la vida de los creyentes y en la vida de las iglesias. El tema del Espíritu Santo siempre ha sido importante en la historia del cristianismo. Sin embargo, conceptos equivocados y prácticas contrarias a las Escrituras han provocado grandes cismas en la iglesia, y nuestra época no es la excepción.

Con mucha tristeza se observan grupos pseudo-cristianos cometiendo abusos y practicando aberraciones, que muy poco (o nada) tienen que ver con la presencia y la obra del Espíritu Santo en la vida del creyente y de la iglesia de Cristo.

Navegando en internet uno puede encontrar cosas absurdas como estas: pastores pateando, golpeando, o mojando con mangueras de agua a congregaciones enteras, para que “reciban la unción”; personas revolcándose en el suelo sin control, vomitando, o haciendo ruidos de animales pues fueron “tocados”;  ¡incluso un pastor que “pasa la unción” a través de un cigarrillo! Jabones ungidos, pinturas ungidas, escobas ungidas. ¡El fetichismo inundando la iglesia de Cristo! ¡Cultos dominicales sin orden, entre gritos, empujones y griterío, bajo la justificación de que es el “mover del Espíritu”!

Aclaro que creo en el poder y la obra del Espíritu Santo. Creo en los milagros y en las poderosas obras de Dios. Creo en la oración y en la majestuosa respuesta de Dios conforme a Su voluntad. Sin embargo, ¿serán este tipo de manifestaciones señales de una vida controlada por el Espíritu Santo? ¿Acaso la Escritura (toda inspirada por el Espíritu Santo) no advierte respecto a este tipo de prácticas en el capítulo 14 de la 1era. Carta a los Corintios? ¿No dice que para el no-creyente tales prácticas le llevan a pensar que los cristianos están locos? (v.23) ¿No advierte que Dios es un Dios de orden y paz, y no de confusión y caos? (v.33) ¿No nos invita a hacer todo decentemente y con orden en nuestros cultos a Dios? (v. 40)

VIVIENDO EN EL ESPÍRITU

La Biblia con mucha claridad nos dice qué significa realmente vivir guiado bajo el poder del Espíritu Santo. Y al menos encuentro 2 cosas que son clara evidencia de alguien que está viviendo en el Espíritu.

 

           1) VIVIR EN EL ESPÍRITU SIGNIFICA UNA TRANSFORMACIÓN DE NUESTRO CARÁCTER

Gálatas 5:22 -25 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

¿Cuál es la prueba de una persona realmente espiritual? ¡Su carácter! La forma en que llevamos nuestras relaciones con los demás es una prueba inequívoca de la guía y la dirección (o no) del Espíritu Santo en nuestras vidas

El amor (ágape)  una palabra que habla de buscar siempre el bien del otro. Así como Dios vio por nosotros al enviar a Jesús para entregarse en la cruz del calvario por nuestros pecados. Es un acto. Es una decisión tanto de la mente como del corazón. Implica la voluntad tanto como las emociones.  Me gusta lo que escribe William Barclay al respecto: “Describe el esfuerzo deliberado -que solamente podemos hacer con la ayuda de Dios- de no buscar nada más que lo mejor hasta para los que procuran hacernos todo el daño que pueden.”

El gozo (jairé) es un estado de contentamiento y felicidad, pero que no proviene de cosas externas, sino de Dios mismo. Aún en circunstancias adversas, el cristiano experimenta un gozo sobrenatural que proviene de Dios. El apóstol Pedro escribe a una comunidad en persecución: 1era. de Pedro 1:7-8  “para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso”

La paz (eirene) que para los judíos significaba un estado de plenitud (“shalom”) que sólo es posible en una filiación positiva con Dios. Sólo la relación con Dios a través de Jesucristo, puede traer paz y plenitud a la vida de los seres humanos.  Como diría un querido profesor de Seminario, el Pr. Martín Pereda Prigadaá: “El que tiene a Cristo, lo tiene todo”

La paciencia (macrothymia) es el soportar, el aguantar de manera constante las fallas de otros. Recordemos que muchos también aguantan las nuestras. Es la idea de no desistir o abandonar nuestras relaciones con los demás por alguna diferencia de pareceres, o por falta de perdón en algún error cometido.

La benignidad (crestótes) da la idea de tener una forma cordial y apacible de relacionarte con los demás. Con suavidad y dulzura. Con buen trato. Con gentileza.

La bondad (agathosune) que es hacer el bien todas las veces que tengamos oportunidad de hacerlo. Más adelante, en la misma carta a los Gálatas, Pablo nos recuerda: “Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe” (6:10)

La fe o fidelidad o lealtad (pistis) nos invita a  ser leales a Dios y a nuestros semejantes. Ser personas en las cuales se puede confiar.  Ser digno de confianza es una característica del fruto del Espíritu Santo en nuestras vidas.

La mansedumbre (praytes) Alguien que se somete a la autoridad de Dios y recibe la instrucción de otros de buena manera. Esta palabra (guardando la debida distancia en la comparación) se ocupaba para describir el proceso de domesticación de una bestia salvaje, a fin de que fuera útil para un propósito determinado.

La templanza (enkrateia) es también entendido como el dominio propio. Es la persona que ha aprendido a dominar sus malos deseos, porque sabe que no agradan a Dios y pueden llegar a lastimar terriblemente o incluso destruir, su relación con los demás.

¿Cómo podemos entonces disfrutar del fruto del Espíritu Santo en nuestras vidas? Pasando tiempo en comunión con Dios. No hay atajos. No hay “toques mágicos” que transformen nuestro carácter. ¡Necesitamos orar, leer la Biblia, congregarnos! Practicar las disciplinas espirituales

2da de Corintios 3:17-18  Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

2) VIVIR EN EL ESPÍRITU SIGNIFICA SERVIR A LOS DEMÁS

El Espíritu Santo no sólo transforma nuestro carácter mostrando estas 9 característicasde su fruto en nuestras vidas, sino que también nos dota de DONES ESPIRITUALES para ser usados en el servicio a los demás.

Cada uno de nosotros es ÚNICO y ESPECIAL para Dios. ¡Dios no nos hizo “en serie”! ¡Nos hizo particulares! ¡Rompió el molde al hacernos! Pero nos hizo particulares con un propósito: que los sirviéramos a Él a través de nuestro servicio a los demás. Fuiste creado y lleno de talentos, capacidades y dones espirituales para servir a otros.

En el Nuevo Testamento hay pasajes que contienen “listas” de dones espirituales y tipos de servicio que el creyente puede realizar para bendecir la vida de los demás. Puedes leer en tu Biblia los siguientes capítulos para encontrar los tipos de servicio para los cuales Dios nos capacita a través de su Santo y Divino Espíritu:

  • 1era a los Corintios 12
  • Efesios 4
  • Pedro 4
  • Romanos 12

Si tienes dudas con respecto a alguno de ellos, puedes acudir a tu pastor o a tu maestro de discipulado  en tu iglesia local, para que te ayuden a aclarar tus dudas. Sin embargo, quisiera compartirte ciertos principios, para un uso sano de los dones espirituales:

  • El Espíritu Santo es quien reparte los dones espirituales como Él soberanamente quiere (1era. de Corintios 12:11)

Es el mismo Espíritu el que da los dones. No son propiedad de ninguna persona. No son administrados o dados por ser humano alguno. ¡Es Dios mismo, el Espíritu Santo quien decide dar los dones que Él quiere a cada creyente en particular!

  • Te fueron dados para que puedas bendecir a otros (Efesios 4:12)

El propósito de los dones espirituales es para que los practiques. ¡Tú serás bendecido por otros, pero sin lugar a dudas tú puedes bendecir a otros con tu servicio!

  • Lo que tú haces con ellos debe ser para la Gloria de Dios (1era. de Pedro 4:11)

El que tú puedas realizar un servicio para los demás, no debe llevarte a volverte ególatra. Toda Gloria y Alabanza pertenece solamente a Dios. ¡Sólo Dios debe ser glorificado con nuestro servicio! Rechacemos toda tentación de querer buscar nuestra propia gloria o fama. Busquemos únicamente la gloria del Único que merece recibirla: Dios

  • Deben ser usados con decencia, en orden y con amor (1era. Corintios 13, 14:40)

Todo don espiritual tiene su tiempo y su espacio. Seamos buenos administradores de los dones espirituales y del servicio que realizamos con ellos. No seamos desordenados. Nuestro desorden e inmadurez en el uso de nuestros dones, puede alejar a personas nuevas que comienzan a acercarse a nuestras iglesias. Usemos nuestros dones de forma amorosa, para bendecir a otros.

  • Son particulares a cada creyente (1era. Corintios 12)

No busquemos que todos sean iguales a nosotros. Somos un Cuerpo con diferentes funciones. ¡No obliguemos a otros creyentes a practicar ministerios para los cuales ni siquiera tienen el don! Cada uno de nosotros tiene diferentes dones unos de otros, y somos bendecidos en esa hermosa diversidad.

 

CONCLUSIÓN

Es una vida transformada en su carácter, y una vida que sirve a los demás, aquella que es guiada por el Espíritu Santo. Nuestro CARÁCTER y nuestro SERVICIO, son claros indicativos que la Biblia nos muestra respecto a hombres y mujeres viviendo bajo el dominio del Espíritu Santo.

¡Que nuestras iglesias sean comunidades de personas viviendo en el Espíritu Santo! 🙂

Anuncios

Un pensamiento en “Viviendo en el Espíritu

  1. Sin duda alguna que ser lleno y controlado por el Espíritu de Dios, es que su perfecto carácter eclipse el nuestro. Bendiciones querido hermano Jesús Hurtado Arellano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s