Viviendo con gozo

Filipenses 3:13-14  Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.

Siempre un nuevo año nos regala la oportunidad de mejorar. Sin duda habrá cosas que intenten desanimarnos o estorbarnos en este propósito. Cosas que busquen robarnos el gozo.

Por ello creo que vale la pena hacer nuestras las palabras del apóstol Pablo a la iglesia de los filipenses, a quienes invita a vivir llenos de GOZO, no importando todo aquello que intente obligarnos a lo contrario.

Si recordamos un poco, esta carta se escribe alrededor del año 61 d.C., y muchos estudiosos están de acuerdo que se escribe desde Roma (en el primer encarcelamiento del apóstol Pablo). Recordemos que la iglesia de Filipos fue fundada por él mismo, durante su 2do. viaje misionero (Hechos 16)

El “Gozo” es uno de los ejes sobre los que gira la epístola. La palabra “GOZO” aparece al menos 7 veces en la carta, en tanto sólo 4 capítulos de extensión; la orden de “GOZARSE” o de “REGOCIJARSE”  aparece como 3 o 4 veces.  En total, no menos de de 15 veces en sólo 4 capítulos, Filipenses muestra algo que tiene que ver con “gozo”, con “regocijarse” o “con alegrarse”.

En esta hermosa carta, encontramos este versículo:

Filipenses 3:13-14  Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.

En este par de versículos de la Palabra de Dios, encuentro al menos 4 consejos para vivir llenos de GOZO:

 

  • 1er. Consejo: VIVAMOS DESEANDO SUPERARNOS

“Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya.”

La primera cosa que me encanta de porción de la Biblia, es la manera en cómo Pablo se ve a sí mismo. Para esta fecha, el apóstol tenía ya unos 50 o 55 años de edad. Había recorrido varias veces Palestina, Siria, Asia Menor, Grecia, Macedonia y varias partes del sur de Europa. Según estudios realizados por la Universidad de Stanford, Pablo había recorrido alrededor de 15mil kilómetros en 20 años de ministerio. ¡15 mil kilómetros! ¡20 años de ministerio! Había establecido varias comunidades cristianas en sus viajes. Había también formado a varios líderes y pastores. Había ya escrito (y estaba escribiendo) inspirado por el Espíritu Santo,varias epístolas que serían de bendición para la Iglesia de todos los tiempos.

Aún así, Pablo les dice “Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya”.  ¡Él mismo, el gran apóstol a los gentiles reconoce que falta todavía más por avanzar, más por conocer, más por hacer, más por vivir para Cristo! ¡A pesar de todas las cosas extraordinarias que había alcanzado ya, Pablo no da cabida en su corazón a un triunfalismo que lo paralice, o a un orgullo que lo detenga; se ve a sí mismo como alguien que continúa, como alguien que sigue avanzando, como alguien que sigue luchando!

Hay personas que piensan que ya lo lograron todo, que ya lo saben todo, que ya no tienen nada más que conquistar. ¡Que ya son perfectos! Es más, Pablo menciona en los primeros versículos de este capítulo personas con esa misma actitud (que pensaban que por seguir ciertos ritos judaicos, ya eran perfectos) ¡Siempre hay algo que avanzar en nuestras vidas! ¡Siempre! Ya sea que tengas 20 años o que tengas 80, ¡Siempre hay algo más que conquistar!

Pablo entendía que 20 años atrás, camino a Damasco, Cristo lo había tomado para sí, no sólo para SALVARLO, SINO PARA QUE VIVIERA PARA ÉL. Me encanta el juego de palabras del versículo 12: “sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzó a mí.” Alcanzado para alcanzar. Dice William Barclay: “Pablo sentía que, cuando Cristo le detuvo en el camino de Damasco, tenía una visión y un propósito para él; y Pablo sentía que toda su vida estaba obligado a proseguir adelante, no fuera que le fallara a Jesús y frustrara Su sueño. Toda persona es agarrada por Cristo con algún propósito; y, por tanto, toda persona debe proseguir durante toda su vida hasta agarrar aquel propósito para el que Cristo la agarró a ella.”

Vivir con GOZO demanda un anhelo ferviente de superación.

 

  • 2do. consejo: VIVAMOS MIRANDO AL FRENTE

“Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás”

Ya lo dijera el bien conocido príncipe de la canción José José “Ya lo pasado, pasado. No me interesa” (broma, broma). La imagen de un CORREDOR, es la que nos presenta este pasaje de Filipenses, y todos sabemos lo desastroso que puede resultar para un corredor, perder la mirada hacia el frente, y voltear hacia atrás o hacia cualquier otro lado. El corredor puede perder velocidad, se puede salir incluso de su carril, puede tropezar con cualquier obstáculo que está de frente, en fin, nadie imaginaría a un atleta en cualquier clase de carrera, yendo hacia el frente pero mirando hacia atrás. ¡No sólo es ridículo sino es peligroso!

Muchos de nosotros sabemos que, si queremos avanzar con gozo, debemos ya dejar atrás y en el olvido las cosas en las cuales hemos fallado, nos hemos equivocado, o nos han lastimado. ¡Si ya lo resolviste en su momento, ya es hora de que lo dejes atrás!

Dios es lo que hace:

Miqueas 7:18-19  ¿Qué Dios hay como Tú, que perdona la maldad y olvida el pecado del remanente de su heredad? No ha guardado para siempre su enojo, porque él se complace en la misericordia. Volverá a compadecerse de nosotros. Pisoteará nuestras iniquidades y echará nuestros pecados en las profundidades del mar.

Pero me parece que en el pasaje que estamos leyendo, además de eso, se trata de OLVIDAR TAMBIÉN NUESTROS ÉXITOS. ¡Sí! ¡Aunque parezca raro! ¡Olvidar nuestros éxitos! Muchas veces el vivir sólo “de glorias pasadas” nos vuelve personas conformistas, o nos hace relajarnos en el esfuerzo. Nuestro presente debe estar ocupado, no en estar relatando nuestras glorias pasadas, sino en estar buscando y trabajando por las glorias venideras. Lo que Pablo está diciendo es que el cristiano debe olvidar todo lo que ha hecho, y tener presente solo lo que todavía tiene por hacer.

Vivir con GOZO demanda una mirada puesta en lo que se tiene por delante.

 

  • 3er. consejo: VIVAMOS ESFORZÁNDONOS AL MÁXIMO

esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando…”

Esta palabrita, “esforzándome”, que otras versiones traducen “lanzándome”, (o como Reina-Valera 60 traduce “extendiéndome”) es la palabrita griega “EPEKTEINÓMENOS”

Según los que saben mucho, esta palabrita describe la acción de los atletas que se estiran a más no poder, para llegar primeros a la meta. ¿Has visto esas escenas en los Juegos Olímpicos?  Es cuando el corredor llegar a la meta con todos sus músculos y nervios tensos, corriendo con todas sus fuerzas para alcanzar la primera posición. Es la imagen de los súper atletas o corredores que dan su máximo esfuerzo, estiran los brazos, avientan la cara hacia adelante… ¿lo has visto? ¡Eso es “EPEKTEINÓMENOS” ¡Eso es vivir haciendo el máximo esfuerzo!

Es algo muy palpable en el asunto del ejercicio. ¡Nos sentimos muy bien cuando regresamos de correr, o nadar, o practicar algún deporte e hicimos nuestro máximo esfuerzo! (para bajar los kilitos de más algunas veces). ¡Es un deleite esforzarse al máximo. Pues mi deseo para ti es que te goces haciendo tu máximo esfuerzo, no sólo en el asunto del ejercicio físico, sino en todo asunto en tu vida: en tu lectura de la Palabra y vida de oración con Dios, en tu relación con tu familia, en tu trabajo.  En cada área de tu vida, disfruta de hacer tu máximo esfuerzo. Que cada día llegues a casa sabiendo que hiciste tu máximo esfuerzo en cada una de las cosas que tenías que hacer.

Vivir con GOZO demanda la satisfacción de haber hecho nuestro máximo esfuerzo.

 

  • 4to. consejo: VIVAMOS ENFOCÁNDONOS EN LO CORRECTO

hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.”

Aquí es donde el apóstol, nos invita a mirar hacia arriba. Esta frase “llamamiento celestial”… literal es un “llamamiento de arriba”. Nuestra meta va muuucho más allá de asuntos terrenales.  Es más, un par de versículos más adelante, Pablo dice que con lágrimas en los ojos, observa como algunos filipenses sólo tienen como metas, cosas terrenales, y cosas que satisfacen sus propios deseos.

Quiero aclarar que no es malo buscar y alcanzar metas materiales. No es pecado esforzarte por tener un buen carrito, una buena casa, buena ropita, o un empleo mejor remunerado. ¡No es pecado!  No es que las metas terrenales sean malas, simplemente son de un alcance muy cortito, temporal y efímero. Los cristianos debemos tener, sobretodo, metas de “largo alcance” porque somos “ciudadanos de los cielos” dice ahí en ese mismo capítulo en el versículo 20. Metas celestiales. Es una tristeza ver creyentes que se conforman con metas terrenales, cuando el Señor nos ha llamado a metas celestiales.

Jesús lo describió de la misma manera en Mateo 6:19-21  “No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

¿Sabes? Todo… por muy bueno y de muy buena marca que sea, todo se va a quedar aquí. Pero todo aquello que hagamos para el Reino de Dios, ¡eso va a permanecer para siempre!

1era de Juan 2:17  Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Pablo aconseja lo mismo a los Corintios: 2da de Corintios 4:18  no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

 

CONCLUSIÓN:

Es mi oración que vivas una vida llena de GOZO. Que disfrutes cada día que el Señor te permita vivir. Y que lo vivas: DESEANDO SUPERARTE, MIRANDO AL FRENTE, ESFORZÁNDOTE AL MÁXIMO Y ENFOCÁNDOTE EN LO CORRECTO.

¡Que Dios te bendiga! 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s